propositos año nuevo

TUS PROPÓSITOS DE AÑO NUEVO RENOVADOS

Empieza un nuevo año y con él renovamos nuestros propósitos. Los propósitos de año nuevo vuelven a estar presentes. Puede que el año anterior no los llevaras a cabo. Puede que empieces el año con el ánimo alicaído y con pocas expectativas. Tal como lo veo yo, cada día es una nueva oportunidad de empezar de nuevo. Pero cuando se trata del año nuevo, tienes una motivación adicional.

¿Cómo puedo llevar a cabo mis propósitos? ¿Porqué me siento mal ya a finales de enero? ¿Puedo garantizar que este año sí voy a cumplir mis propósitos? No es fácil pero tampoco es algo epopéyico como sugiere mucha gente. Basta que seas coherente y obres con sentido común.

Antes de redactar tu lista, piensa en todo aquello positivo que te ha deparado el año que ahora finaliza. Tal vez has hecho algo por primera vez en tu vida. Tal vez has dejado atrás un mal hábito, una enfermedad o un problema. Piensa en las personas con las que has compartido la mayoría de tus experiencias a lo largo del año. Por último, agradece todo cuanto has recibido a lo largo del año. Yo tengo la creencia firme que Dios siempre está de mi parte a lo largo del año; cada día. Por lo tanto, si tengo a Dios de mi parte ¿a qué puedo temer?

lista de propositos

PAUTAS PARA DEFINIR TUS PROPÓSITOS

Vamos a ver cómo puedes afrontar con éxito tus propósitos de año nuevo. Para ello te sugiero cinco pautas infalibles:

  1. Busca aquello que desea tu corazón, no sólo tu mente. Implícate emocionalmente y no te dejes llevar por lo que es posible o no posible. Si sabes ciertamente aquello que te llena, no temas que vas a encontrar la manera de llegar a este objetivo. Des de la perspectiva de creer en Dios, Dios siempre provee. Siempre, siempre, sin lugar a duda.
  2. Céntrate en el beneficio que vas a obtener, no en el precio que vas a pagar. Es evidente que vas a tener que pagar un precio justo por cada uno de tus objetivos. Pero no es menos cierto que tu mente debe de estar centrada en gozar ya de lo que deseas. Si quieres adelgazar, por ejemplo, toma la visión de ti con cinco kilos menos. Enfócate en esta visión y guárdala en tu corazón. Desde la perspectiva de la fe, Dios promete que escuchará tus súplicas siempre. Es más, te insta a agradecer ya aquello que esperas obtener algún día.
  3. Ten fe en que las cosas van a cambiar. La fe es esperar más allá de lo que tu razón y tu experiencia te dicen que es lo lógico. Crees cuando tienes una convicción firme en que algo sucederá. Lo sabes, aunque todo en tu experiencia te lo niegue. Des de la perspectiva de la fe, creer es confiar firmemente en Dios. Aunque el mundo entero te niegue las evidencias, cuando pones tu confianza en Dios, todo cambia. No tener fe es como no tener aliento de vida. Cree y espera… actuando.
  4. Escoge aquello que verdaderamente le aporte algo a tu vida. Debes de sentir una verdadera necesidad de tener lo que deseas. Para lo superfluo siempre hay tiempo. Lo que deseas debes de desearlo con mucha ilusión. Tu vida puede cambiar mucho con esto que deseas. Desde la perspectiva de la fe, la oración te pone en contacto con aquello que realmente deseas. Pide claridad, inteligencia para conocer aquello que es bueno para ti. Lo vas a encontrar.
  5. Se exigente contigo. Se muy disciplinado/a. La disciplina forma parte del precio que debes de pagar. No puedo imaginar conseguir nada sin disciplina, porque con ella acabas conociendo aquello que debes de hacer, cuando y como. Desde una perspectiva de fe, la disciplina o autodisciplina la puedes vivir desde el acto de entregarte a Dios. Ponerte en manos de Dios te eleva a una posición en la que tienes más visión de tu vida y, por lo tanto, sabes qué hacer y cómo.

propositos año nuevo

PROPÓSITOS EN LA PRÁCTICA

No hace falta hacer una lista muy larga de propósitos de año nuevo. Basta que escribas sólo aquello que puede transformar tu vida de una vida apreciable. Cuando te sorprendas escribiendo muchas cosas en tu lista, pregúntate ¿realmente quiero esto? ¿Estoy dispuesto/a a pagar el precio de esto? Cuando lo que deseas es superfluo no vas a sentir fuerzas de pagar el precio.

A efectos prácticos te sugiero que tu lista la escribas a mano, con un bolígrafo y un bloc de notas o agenda. Con la escritura manual logras un grado de implicación superior a la escritura a través del ordenador. Lee la lista cada día, cuando te levantes por las mañanas. Si quieres un poco más de efectividad, léela en voz alta. Cuando leas, imagínate siendo o teniendo aquello que deseas,

Por último, te invito a que construyas un mural con fotografías relacionadas con tus propósitos. Selecciona imágenes de revistas o de Internet. Recórtalas y pégalas en una hoja grande. Engánchala en un lugar que puedas ver cada día con comodidad. Leer, ver y meditar (o rezar), he aquí la simple fórmula para que tus propósitos se vayan manifestando a lo largo del año.

 

FELIZ AÑO NUEVO!!!!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.