Procrastinacion

LA PROCRASTINACIÓN COMO PRETEXTO

La procrastinación es un verdadero yugo para el profesional que quiera cumplir con unos objetivos determinados en un tiempo determinado. La procrastinación significa dejar para otro momento una labor que deberíamos hacer de manera efectiva y dentro de un tiempo prefijado. Las razones pueden ser muy diversas: no nos viene de gusto ahora, se trata de una labor pesada, incómoda, etc. Posponemos para más tarde pensando que más tarde tendremos otra visión diferente, pero no es así. He aquí diez claves para evitarla:

Procrastinacion

1. ¿QUÉ TIPO DE TRABAJO ES?

No todos los trabajos tienen la misma importancia. Determinar si se trata de una labor importante, urgente o comprometida es algo ineludible. Por razones diversas, la mayoría simples excusas, lo vamos posponiendo. Hay que decidir desde el primer momento si se trata de una acción importante, urgente, o si se trata de algún compromiso profesional que hemos contraído. En todo caso no podemos regirnos simplemente por las ganas que nos provoque de aplazar.

2. DESCOMPONIENDO EN PEQUEÑAS PARTES.

Debimos de descomponer este trabajo o acción en acciones más pequeñas, de manera que sea más fácil el irlas abordando. Siempre será mucho más fácil focalizarse en un pequeño segmento que en la totalidad del proceso o trabajo. El desglose en partes más pequeñas, además, nos permitirá tener más control sobre la globalidad. Por supuesto que, en función del tiempo que tengamos, podemos descomponer en accionas más y más pequeñas.

3. PLANIFICACIÓN.

Repartir estas labores más pequeñas en el tiempo que disponemos, de manera que cada día avancemos un poco. He aquí la verdadera planificación. Depende de los días de que disponemos que nos ocupemos en labores más segmentadas o menos.

Procrastinacion

4. PRIMERO, LO PRIMERO.

Es muy importante iniciar nuestro trabajo abordando estas acciones que hemos definido anteriormente en primer lugar. Primero lo que más cuenta, para degustar plácidamente el resto del día. Psicológicamente, se produce un efecto de satisfacción interior si cada día empezamos abordando aquello que nos resulta más tedioso, más incómodo o más desagradable de hacer.

5. ¿DÓNDE ESTAMOS DEL PROCESO?

Hay que hacer un mapa mental de la tarea susceptible de procrastinación, de manera que podamos ir situándonos en un punto del mismo. En todo momento hemos de saber dónde estamos. Podemos hacer un mapa mental de modo muy rudimentario, utilizando colores diversos, o bien podemos servirnos de algún programa que haga mapas mentales.

6. ACABAR CON TIEMPO SUFICIENTE.

Planificar de modo que finalicemos la tarea unos días antes de la entrega, de modo que podamos repasarla y corregir lo que convenga. De nada servirían los pasos anteriores si no podemos finalizar en un plazo de tiempo holgado. Esto nos permitirá sentir una mayor satisfacción y reducirá considerablemente el stress y todos los síntomas desagradables asociados.

7. PREPARARNOS ADECUADAMENTE.

Puede ser útil, hacer una relajación previa a abordar una de estas tareas, de modo que busquemos en nuestro interior los recursos necesarios. No se necesita invertir demasiado tiempo en ello ni hacerlo muy a fondo. Bastan 10 minutos para hacer una breve pero efectiva preparación.

8. CUMPLIR CON LO ESTIPULADO A DIARIO.

Intentar llegar al final de cada segmento de la tarea diaria en el plazo de horas estipulado para ello.No tendría sentido este proceso en su globalidad si no somos capaces de cumplir la dedicación diaria ajustada a nuestra planificación. Cada día debemos de empezar y terminar un tramo del trabajo general.

Procrastinacion

9. REVISIONES CONSTANTES.

Durante el proceso de realización, puede ser conveniente marcarse algunos días para revisión del trabajo. Pueden bastar un par de días destinados a corrección o supervisión de lo hecho hasta la fecha. De este modo nos aseguramos que estamos haciendo nuestro trabajo a la perfección.

10. CUMPLIR CON EXCELENCIA.

Hemos de constatar que nuestra tarea acabada reúne unas condiciones de excelencia. No se trata sólo de terminar en el plazo previsto, se trata, además, de hacer un buen trabajo del cual nos sintamos satisfechos. Si nos sentimos satisfechos, es muy probable que el cliente también.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.