TU PERSONALIDAD

¿Qué es la personalidad? Todos tenemos una personalidad y, tal vez, la veamos como algo paradójicamente muy evidente y cotidiano pero que no sabemos cómo definirla ni qué aspectos abarca. ¿Es cierto que la personalidad es cómo somos, sin más? Pero ¿cómo somos? Y ¿por qué somos cómo somos? Es evidente que necesitamos saber más acerca de nuestra personalidad para comunicarnos de forma efectiva con nuestro entorno social, familiar o profesional.

En primer lugar, nuestra personalidad contiene semejanzas y diferencias respecto al resto de personas con quienes interactuamos. Esto permite que los demás actúen de espejo respecto a cómo somos nosotros. Percibimos ciertas semejanzas y evidentes diferencias, lo cual nos satisface o nos inquieta. Tu personalidad sale a relucir en tus comportamientos intraindividuales (cómo te comunicas contigo mismo/a; tu diálogo interior) así como interindividuales (como te comunicas e interactuas con otras personas) Una cosa es segura, tu personalidad condiciona tu conducta.

LOS RASGOS BÁSICOS DE TU PERSONALIDAD

Según sostienen algunos autores (Cattell, 1979) la personalidad está compuesta por ciertos rasgos o unidades de análisis que cuando se combinan entre sí, dan como resultado una cierta forma de expresar i medir la personalidad. Por lo tanto, se trata de algo más complejo que simplemente “yo soy así y punto”. Podríamos afirmar que la esencia de la personalidad es organizar nuestras experiencias y conductas. ¿Cómo? Otorgándoles cierta jerarquía: “Esto es importante para mí”; “esto no me interesa”; etc., etc.

EL MODELO DE LOS 5 FACTORES

Existen muchas formas de conocer y medir nuestra personalidad pero, personalmente, yo apuesto por el llamado Modelo de los 5 factores (McCrae, 2001). Este modelo sostiene que se pueden establecer ciertas estructuras básicas que hacen posible que todo rasgo de la personalidad pueda ser comprendido de una forma universal (igual para todas las personas), sea cual sea la cultura a la que se pertenece.

1. Neurotizantes.

Hay personas con ciertas tendencias neurotizantes que experimentan una percepción negativa del mundo; viven desde la afectividad negativa. “Todo el mundo está en mi contra”; o bien “Todo me sale mal”. Son las típicas personas pesimistas que siempre ven el vaso medio vacío. En esta categoría, nuestros pensamientos crean, de forma muy activa, sentimientos negativos que nos hacen actuar de una forma poco productiva y tendente al fracaso.

2. Extrovertidas.

Hay personas extrovertidas que están predispuestas hacia las emociones positivas y a tener afecto positivo. Estas personas tienen más amigos y son más sociables. Acostumbran a ver el vaso medio lleno.

3. Abiertas a nuevas experiencias.

Hay personas que están abiertas a nuevas experiencias. Tienen creatividad artística i/o científica, así como una baja religiosidad. Estas personas tienen unas emociones muy profundas, tanto positivas como negativas.

4. Amables.

Hay personas predispuestas a la amabilidad. Este tipo de personas son propensas a experimentar situaciones de felicida con mayor frecuencia que el resto. Tienen una mayor motivación para establecer relaciones interpersonales (con otras personas) más cercanas así como experimentar un mayor nivel de bienestar.
5. Responsabilidad. Estas personas tienen mayor satisfacción laboral; tienen una gran tendencia a implicarse y comprometerse con su profesión. Experimentan una mayor probabilidad de éxito y satisfacción laboral.

EXCEPCIONES

Siempre, pero, existen ciertas formas particulares en que estas cinco relaciones se llevan a la práctica. Algunas de ellas generan estrés:

– Interacción entre ciertas situaciones y ciertos rasgos de la personalidad que generan esfuerzos conductuales; es cuando no nos adaptamos a una situación o no sabemos como manejarla.

La personalidad, a pesar de que está compuesta por ciertos rasgos genéticos también contine muchos rasgos de tipo cultural y social. No estás condenado a experimentar toda tu vida el mismo tipo de sensaciones o pensamientos que condicionen tu personalidad, sino que puedes modelarla hasta cierto punto, suficiente como para experimentar un cambio positivo si fuera el caso.

LA INTROSPECCIÓN

Una de las herramientas que acostumbro a utilizar para llevar a cabo este cambio es la Introspección. El primer paso lógico consiste en detectar todos aquellos pensamientos que te proporcionan emociones negativas. Estas emociones, a su vez, condicionan tus acciones en consonancia con esta negatividad. Tienes, pues, que detectar qué pensamientos y qué emociones te están condicionando negativamente.

Mediante la introspección puedes pensar acerca de cómo piensas sobre lo que sientes (Rojas Marcos, Introspección). En cierto modo, la introspección supone algo parecido a salir de uno mismo para verte y sentirte como si estuvieras fuera de tu cuerpo.

LA INTROSPECCIÓN AUTOMÁTICA

Son muchas la situaciones cotidianas en las que practicamos cierto nivel de introspección en forma de diálogo interior. Nos decimos cosas cómo “¡qué torpe eres!”; “Hoy tengo que ir al dentista a las 5”; etc. De hecho, constantemente recurrimos a la introspección para comprender lo que sentimos o hacemos.Identificamos las posibles causas de nuestra conducta en una situación concreta.

La introspección también se hace patente cuando afrontas algún reto y buscas tu bienestar. Consiste en llevar a término estas operaciones simples de autoconocimiento de una forma simple y sistemática y enfocado/a en un fin concreto. En síntesis, la introspección implica cierto distanciamiento mental de nosotros mismos y tomar el rol de actor y espectador de una “película” mental. De este modo te puedes observar atentamente y puedes acabar teniendo un conocimiento más profundo de ti mismo/a.

BENEFICIOS DE LA INTROSPECCIÒN

¿Qué beneficios te aporta la introspección? Si tienes un buen conocimiento tanto de tus posibilidades como de tus limitaciones, puedes afrontar mucho mejor tus retos con mejores opciones de éxito. Todos, en algún momento de nuestra vida, tenemos necesidad de conocernos más y mejor. En resumen, la introspección nos ofrece una visión realista de nosostros mismos, permitiéndonos conocer la mayoría de aspectos que integran nuestra personalidad. Aumenta nuestras probabilidades de evolucionar de forma positiva, enfocándote en lo que sí funciona en tu vida y evitando lo que te perjudica.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.