autoestima

LA AUTOESTIMA. UNA VALORACIÓN

La valoración de la autoestima que crees que te falta, sería deseable que la definieras con tus propias palabras porque, tal vez, tú y yo no entendemos lo mismo por autoestima. Sea como sea, tu concepto tiene que reflejar la importancia que le das para tu vida. Cuando hagas esto, te darás cuenta de la naturaleza subjetiva de la autoestima. A veces puede parecerte algo muy concreto: “me falta esto o aquello”; a veces, algo tan etéreo como intentar contener agua entre las manos. La autoestima es una característica muy importante de la naturaleza humana.

Ni siquiera los expertos se ponen de acuerdo sobre qué es exactamente la autoestima. Mientras que unos, la ven como la respuesta automática, desde el inconsciente, que das, aceptándote o no, respecto a lo que te sucede en tu vida. Para otros, la autoestima sería algo más concreto y medible desde un punto de vista científico; por lo tanto, la ven como una evaluación simultánea y metódica de todos o la mayoría de aspectos que integran nuestra personalidad. En todo caso, no faltan expertos que definen la autoestima como una síntesis de ambas posturas.

autoestima

DEFINICIÓN

No estaría de más, presentar la definición que hace el eminente psiquiatra español, Luís Rojas Marcos en su libro La autoestima:
“El sentimiento, placentero de afecto o desagradable de repulsa, que acompaña a la valoración global que hacemos de nosotros mismos”
Esta definición pone el énfasis en la percepción que tienes de ti mismo, sea esta negativa o positiva. Esta percepción la puedes hacer en base a lo intelectual o en base a lo emocional; por lo tanto, aquí radica la complejidad de valorar de forma óptima la autoestima.

Son muchos los aspectos personales que podemos incluir en esta percepción valorativa. Desde cosas muy concretas y objetivas, como el color y naturaleza del pelo, hasta aspectos más intangibles y subjetivos como tu facilidad de relacionarte con otras personas. Tu percepción de tus cualidades o aptitudes de bajo nivel en áreas importantes de tu vida, o bien tu lista de éxitos en lo personal o profesional, son aspectos que tomas en consideración cuando expresas tu autoestima. La autoestima puede mostrarnos nuestro nivel de alegría en nuestra vida.

autoestima

ELEVADA O BAJA AUTOPERCEPCIÓN

Comúnmente se asocia una alta autoestima con una posición muy gratificante en la vida, con un elevado nivel de adaptación social; mientras que la baja autoestima, se asocia con poca adaptación social. Desde este punto de vista, el punto de inflexión para tener una buena autoestima es amarse y aceptarse a uno mismo. Este suele ser el núcleo central para muchas personas, expertas o no en desarrollo personal. Tienes una baja autoestima porque no te amas a ti mismo, pero ¿qué implica para ti, amarte y aceptarte?
1. Aprender a valorar todo aquello positivo que posees, que suele ser mucho más de lo que crees.
2. Ser más positivo con tus errores o con lo que ves que no funciona bien en tu vida. Hoy día, vivimos en una cultura que promueve y valora mucho los valores del desarrollo personal.

Una elevada autoestima no necesariamente es indicativo de buena salud mental. Puede ocurrir que sea el resultado directo de una personalidad egocéntrica y arrogante, mientras que una autoestima baja, no tiene por que ser indicativo de carencia de potenciales positivos de personalidad ni ser síntoma de persona asocial. Por lo tanto, y a pesar de las valoraciones que podamos hacer, existe una estrecha relación entre autoestima, personalidad y adaptación social.

Dicho lo anterior, lo verdaderamente importante y relevante, no es si una persona, de forma global, se siente con una autoestima elevada o disminuida, sino la calidad de todo cuánto integra esta autoestima; los diversos elementos que se toman en consideración para evaluar la autoestima por parte de las personas. Así mismo, la forma en que las personas traducen en acciones concretas estos elementos que toman en consideración.

autoestima

TIPOS DE AUTOESTIMA

La autoestima puede ser constructiva y positiva si nos hace posible una vida armoniosa, equilibrada y sana desde el punto de vista mental. Puede ser negativa si hace de nosotros personas arrogantes y egocéntricas con poco contacto objetivo con la realidad. ¿Cómo es posible una autoestima positiva? Es posible cuando la persona valora de forma crítica pero objetiva cuáles son sus virtudes y sus defectos; sus capacidades y sus limitaciones; así como las consecuencias de dolor o placer que se derivan de ellas. De este modo, la persona hace una valoración ponderada de su yo de una forma lo máximo de objetiva posible.

La autoestima se sostiene en base a unos principios básicos y legítimos en cada persona. Estos son:
1. Tener unas relaciones gratificantes, sea a nivel personal o social.
2. Conseguir objetivos deseados en base al esfuerzo y el desarrollo de las propias capacidades y talentos naturales.
3. Desarrollar una sana autodisciplina.
4. Capacidad de tomar los errores como oportunidades de aprender.
5. Desarrollar un cierto sentido de la competencia que sea sano, es decir que no ponga en cuestión la propia valía.

BENEFICIOS DE UNA AUTOESTIMA SANA

En la medida en que gestiones adecuadamente estos factores, gozarás de un nivel de autoestima más óptimo. Cada uno de estos cinco puntos se retroalimenta de los otros cuatro, de tal manera que difícilmente lograrás una sana autodisciplina si no eres consciente de cuáles son los objetivos que deseas conseguir y con qué recursos personales cuentas. De este modo:

  • Unas relaciones gratificantes son aquellas que te aportan un intercanvio positivo y que te ayudan a ser mejor. Cuando estás cerca de personas negativas, éstas te restan energía y te contagian, o pueden contagiarte, su visión negativa de la realidad. Cada pensamiento negativo conlleva una carga emocional que se refleja, en mayor o menor grado, en nuestra bioquímica neuronal.
  • Aquí es dónde radica la grandeza del coaching como método puesto que todos los resultados que obtienes, los obtienes como resultado directo de lo que piensas y lo que haces.
  • Es indispensable para lograr una óptima capacitación para desempeñarnos en un escenario de éxito. Todo cuánto consigas asimilar por un proceso de ensayo y error, es susceptible de autodisciplina. No escatimes esfuerzo para informarte, formarte y dominar aquello en lo que crees que destacas o puedes destacar.
  • Cuando cometes una equivocación, tienes dos opciones. Una de inteligente y otra de muy poco inteligente. Ésta última consiste en reaccionar lamentándote y culpando a quién sea de tu fracaso. La inteligente consiste en evaluar por qué has fallado, tomar nota de los motivos, examinar cómo lo podrías hacer de nuevo aplicando lo que ahora sabes y hacerlo. Y si vuelves a fracasar, em empezar de nuevo. Puede que finalmente sepas por experiencia que aquello es iviable. No pasa nada. Busca una alternativa, incluso mejor.
  • La competencia, entendida como un impulso a la mejora contínua es sana. Si te sirve para mejorar, para ser mejor profesional o mejor persona, ¡adelante! Pero en cuanto empieces a percibir vibraciones negativas y empezamos a notar que lo único que nos importa es pasar por delante de los demás, párate, recapacita y replantéate este nivel insano de competencia.

RESUMEN

– Depende de factores muy personales que, no siempre, son extrapolables a otras personas.

– No necesariamente, un elevada autoestima es positiva, ni una autoestima baja es señal de fracaso o de persona poco socialble.

-La autoestima depende de una serie de factores controlables por ti.

Si este artículo ha sido de tu agrado, por favor compártelo. Gracias.

PD:

Este post ha sido creado e inspirado a partir de la asimilación y síntesis de las tesis del Dr. Luís Rojas Marcos, contenidas en su libro “La Autoestima”

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.