La IMAGEN CORPORATIVA o la IMAGEN DE MARCA

Es el conjunto de percepciones más o menos objetivas y subjetivas, creencias que generan opiniones, así como las consecuentes actitudes  que tienen los públicos sobre una empresa o marca, expresada en un elemento estrella como es un logotipo o marca visual. Es decir, es la forma en que ese público interpreta el conjunto de señales procedentes de los productos, servicios y comunicaciones, emitidas por la marca. Por lo tanto, en principio, es algo que va más allá de un logotipo pero este elemento es crucial puesto que actúa de catalizador de todos los imputs identificadores de una empresa y, por lo tanto, es su manifestación visual. Es el significado que tiene tu empresa para el público.

Toda imagen corporativa se fundamenta sobre unos cimientos concretos que son, entre otros, los valores y la filosofía de una empresa: su identidad. Por lo tanto, un logotipo es mucho más que un elemento puramente estético sino que es una imagen de una identidad expresada de una forma visual. «Una imagen vale más que mil palabras» Cada empresa tiene una identidad única e intransferible, por lo tanto, un logotipo viene a ser como un traje hecho a medida; como una pieza única y adaptable 100% al ámbito natural para el que ha sido creado. La exclusividad del logotipo es lo que lo hace valioso y una pieza clave en la identidad de una empresa.

EL DISEÑO DE UN LOGOTIPO

El diseño de un logotipo no es algo que se improvise o que se resuelva de una manera rápida y a golpe de inspiración. Requiere de un proceso creativo pero racional a la vez. Del Briefing a la creación del concepto de marca, pasando por las fases propiamente de diseño, de ajustes y la confección de un manual hasta llegar a la entrega final. Nada se deja a la improvisación y todo está completamente planificado hasta los más mínimos detalles.